Los bares en España

Materiales para la actividad

Objetivos 

Reflexionar sobre el tema de los bares en España y por extensión sobre las costumbres y sobre los tópicos respecto a las mismas. 

Desarrollo 

Comenzamos el ejercicio escribiendo en la pizarra la palabra: 

BAR

Después pedimos a los alumnos que escriban alrededor todas las ideas que les sugiere este concepto, utilizando para ello lo que se entiende por bar en sus paises y también lo que entienden por bar después de haberlo experimentado en España.

Otra forma de introducir el ejercicio es, alrededor de la palabra BAR, escribir otra serie de palabras que consideramos claves para hablar de este tema, y presentar de esta forma ese vocabulario a la clase, de forma que la reflexión comience con estos conceptos que nos interesa destacar en un primer momento. También se les puede pedir que enumeren otras palabras que conozcan en español y que tengan el significado de bar o relacionado con él, como CAFETERÍATABERNAPUBRESTAURANTE, etc, e introducir el tema a partir de las diferencias entre ellas.

Seguimos utilizando la pizarra; con la palabra BAR, todavía en el centro de ella, dividimos el espacio en dos partes, derecha e izquierda, y en un lado escribimos ESTOY DE ACUERDO y en el otro NO ESTOY DE ACUERDO; o algún otro soporte gráfico que indique aceptación y rechazo, como el signo de + y el de -, o el dibujo de un rostro sonriente y otro enfadado, etc. El objetivo de esto es crear dos espacios físicos fácilmente identificables por los estudiantes, por lo que cualquier forma que se utilize es buena aunque no intervenga la pizarra; por ejemplo, trazar una línea divisoria en el suelo o utilizar carteles pegados en la pared.

Después, pedimos a los estudiantes que se levanten de sus sillas y se coloquen en el centro de la pizarra. A continuación, el profesor lee en voz alta una serie de opiniones sobre los bares y cosas relacionadas con ellos. Estas opiniones deben ser lo más controvertidas posibles; es decir, tienen que estar expuestas de tal forma que sea difícil decidir claramente un lado u otro; y deben estar recogidas de ideas y conceptos que sabemos que los estudiantes contemplan. Algunos ejemplos pueden ser:

  • Los bares en España están sucios.
  • Todos los españoles van a los bares.
  • Los bares en España son muy ruidosos.
  • Los camareros en España son muy simpáticos.
  • Los españoles beben mucho alcohol.
  • Los bares en España son lugares de reunión.
  • Los españoles se quedan en los bares hasta la madrugada.

Los alumnos, en un primer momento, tenderán a desplazarse hacia un lado u otro, pero después de reflexionar se darán cuenta de que no es sencillo decidirse por uno de ellos, pues las frases que se les proponen son generalizaciones o lugares comunes ante los que no es fácil dar una opinión sin tener que explicar por qué. Una vez que después de escuchar alguna de las frases los estudiantes han decidido su lugar, deben decir la razón por la que lo han elegido; así se forma un pequeño debate entre ellos sobre esa cuestión; ellos mismos, de esta forma, van a poner en cuestión una serie de ideas a base de sus experiencias personales y sus juicios previos enfrentados con los de los demás; el mini-debate puede terminar con que el alumno que lo desee puede cambiar su lugar. Después, el profesor leerá la siguiente frase y repetiremos todo el proceso. 

El ejercicio puede terminar con una reflexión en común de toda la clase o con una redacción individual sobre el tema.

Como se puede ver en las frases anteriores, el tema del bar está relacionado con otra serie de conceptos con los que cualquier estudiante extranjero está familiarizado aún antes de venir a España; por ejemplo, los españoles son sociables, simpáticos, abiertos, pero también vagos; y siempre están de fiesta en los bares hasta altas horas de la madrugada, por lo cual se levantan y abren las tiendas más tarde y después de comer tienen que echarse la siesta porque si no, ¿cuándo van a dormir? 

Con estas cuestiones pretendemos que los alumnos reflexionen sobre estas opiniones previas y las comparen con su experiencia personal y la de sus compañeros, y se planteen cuestiones como ¿Es siempre cierto esto? ¿Podemos generalizar? ¿Son todos los bares iguales? ¿Todos los españoles también? ¿Es en mi país diferente? La ventaja de esto es que los estudiantes, por sí mismos, van a llegar a las cuestiones importantes y van a desterrar prejuicios y generalizaciones falsas. O eso pretendemos.

Esta dinámica puede ser realizada con cualquier otro tema, y es especialmente útil en aquellos que muestran diferencias culturales entre los pueblos, ya que sirve para hacer que estas diferencias dejen de ser barreras para convertirse en materias de comprensión mutua y de enriquecimiento en el aprendizaje de las segundas lenguas, en este caso, el español.

Observaciones 

Está pensado para estudiantes de español que llevan algunos meses en nuestro país.