Cómo empezar la clase de ELE con una sonrisa

Materiales para la actividad

Objetivos 

Proponer diversas actividades para el primer día de clase que ofrezcan a los estudiantes la oportunidad de perder el miedo ante lo nuevo, de conocerse, relacionarse, reírse, pasarlo bien y harán que clase deje de ser solamente un espacio de intercambios cognitivos para que se convierta en un espacio de intercambio personal y afectivo.  

Desarrollo 

Primer día de clase y la eterna pregunta que nos preocupa a todos vuelve, como todos los años: ¿qué hacer este primer día? Seguro que conocer a un grupo de extraños con quienes estaremos en contacto durante todo el curso es al mismo tiempo excitante y ansioso, y este sentimiento lo vivimos, tanto nosotros como nuestros estudiantes. Algunos profesores evaden "el primer día de ansiedad" a través de hablar del programa del curso, entregar una lista de libros y diccionarios y permitir a la clase que se retire. Esto sólo pospone lo inevitable, a la vez que, los estudiantes se quedan con la impresión de que el tiempo de clase no es importante. Sin embargo, lo más significativo es que, se pierde la oportunidad de sacar partido del nerviosismo, la excitación y la anticipación que los estudiantes muestran ese primer día; así, se pierde la oportunidad de crear un ambiente dinámico y agradable.

Desde nuestro punto de vista, el primer día de clase puede jugar un papel muy importante ya que el profesor tiene la oportunidad de romper el hielo, conocer a sus estudiantes y hacer que ellos, a su vez, se conozcan entre sí. Asimismo, es el momento ideal para que se establezca el tono y el clima desenfadado en que se va a desarrollar el resto del curso. Ahora bien, muchos ya pensarán: “Muy bien, la teoría está muy bien, ¿pero qué puedo hacer yo para establecer un comienzo positivo? ¿Cómo ganar la confianza de los estudiantes desde el primer día? y, ¿cómo crear un ambiente de aprendizaje constructivo durante todo el curso? ¿Qué puedo hacer para que transcurran rápido estos primeros diez minutos que siempre resultan los más largos…? ¿Qué tipo de actividad podría aligerar mi tarea?”

Lo que aquí pretendemos entonces, es dar respuesta a todas estas preguntas abordando el tema desde el punto de vista más práctico. Las actividades que presentamos a continuación están pensadas para estudiantes adultos y se pueden utilizar tanto en grupos numerosos como más pequeños. Su principal objetivo es originar en el aula una práctica oral comunicativa (sin, de todas formas, menospreciar el resto de destrezas) con la que se mejore el clima de motivación y se fomente una actitud positiva en el aprendizaje.