Combinando bien

Autor(es): 

Materiales para la actividad

Objetivos 

Enseñar colocaciones: reflexionar sobre su estructura formal, su significado y su uso. 

Desarrollo 

1) El profesor inicia la clase con una pre-actividad, repartiendo recortes donde figuran las colocaciones con su correspondiente combinación libre sinónima. Se reparte una colocación por pareja o grupos de tres y pide a los alumnos que adivinen la posible diferencia entre ambas. Para ayudar a los alumnos a la reflexión, el profesor puede plantear preguntas como: ¿Son sinónimas? ¿Hay errores gramaticales? ¿Cuál te suena más? En una puesta en común, se resuelve el enigma con toda la clase.
Este ejercicio sirve para ayudar a los alumnos a contactar por primera vez con estas combinaciones y conocer su peculiaridad.

2) La segunda actividad pertenece a la fase de presentación de las nuevas estructuras. Por ello, a través de frases provenientes de textos periodísticos, se presentan las colocaciones contextualizadas. Esto permite al alumno una reflexión metalingüística sobre las colocaciones y la comparación con la LM les permite concienciarse sobre este fenómeno.

3) A continuación, se exponen tres actividades relativas a la fase de comprensión. Se trata de actividades individuales donde el alumno relaciona la colocación con su significado, clasificar según su estructura formal y completar con las colocaciones vistas en la fase anterior en la situación adecuada.

4) La fase de utilización está formada por cuatro ejercicios a través de los cuales se pretende que el alumno aprenda las estructuras aprendidas esta vez de manera productiva. Las actividades consisten en: completar huecos usando el diccionario; clasificar las colocaciones según la tipología de la colocación (vida cotidiana/campo específico de la economía); relacionar colocaciones formada con el verbo ?dar? con sus las funciones y situaciones en las que se utilizan; inventar frases utilizando las nuevas estructuras.

5) Finalmente, presentamos cuatro ejercicios de memorización con el fin de que el alumno retenga en su memoria las colocaciones aprendidas. Se hace uso de actividades como: buscar el intruso, clasificar estructuralmente y completar series de colocaciones con la misma base. Este último ejercicio se realiza oralmente, a modo de actividad lúdica, y en grupos de tres. A partir de la misma base, cada componente del grupo dice una colocación por turno. El grupo que más estructuras aporta gana. Asimismo, como refuerzo, se propone una tarea para casa.