Buscando a mi media naranja desesperadamente

Desarrollo 

Elección de identidad
Para garantizar que las identidades serán la mitad masculinas y la mitad femeninas, ponemos en una caja tantos papeles como alumnos haya, en la mitad pondrá la palabra “hombre” y en la otra mitad la palabra “mujer”. Van saliendo uno a uno a coger de la caja un papel para saber el sexo de su identidad, que ellos mismos desarrollarán en la siguiente actividad (independientemente de su propio sexo).

Creación propia de la identidad
En dos grupos, se le entrega a cada uno una tarjeta, simulando la que se entrega en las agencias matrimoniales, en la que describirán a la persona que van a representar y que busca pareja, según el sexo que han sacado de la caja al azar.

Entrevista en busca de la media naranja
En el círculo interior se sentarán o bien los hombres o bien las mujeres (ellos elegirán). Los alumnos sentados en el círculo exterior irán rotando y se entrevistarán 5 min. con cada uno de los compañeros del círculo interior.
En estas entrevistas comprobarán qué tienen en común con el otro, hablarán de sus aficiones, de sus gustos, de lo que buscan en su ideal de media naranja, etc., igual que en una reunión real de búsqueda de pareja.

Eligiendo las parejas
Los estudiantes tienen 5 minutos para que, en una cartulina, piensen y escriban el nombre de la persona que crean más compatible con la identidad que ellos han creado, la que haría mejor pareja con ellos, la que más les ha gustado y comprueban si coinciden con la otra persona.

Recapitulación
Los alumnos eligen de entre los que no han encontrado pareja un secretario que recogerá en la pizarra ordenadamente lo siguiente: las parejas por turnos dirán por qué han elegido a su media naranja individualmente (qué les encanta de ellos, qué les gusta, qué les agrada, etc., incluso qué les molesta o les irrita), y de todo ello hará un esquema en la pizarra el secretario electo.

Nivel: 

Destinatarios: 

Contenido gramatical 

Contenido cultural